Etiquetas

,

En marzo de este año mi novia viajo a España para hacer una maestría. Desde entonces me encuentro suelto en plaza y aunque no soy de buscar aventuras, a veces estas me buscan a mí. Por casualidades de la vida, hace unos días me llamo una ex con la que estuve en el colegio, para que la asesore con un problema legal que tenía con su ex esposo debido a que le había quitado a su hija de 3 años. Mi profesión de abogado me ponía cerca de vivir una experiencia con una de las chicas escort en Peru.

Nos encontramos al día siguiente en un café para desayunar y para que me cuente todo lo referente a su situación con el padre de su pequeña. Luego de una larga charla profesional y con la seguridad de lograr que la niña retorne al hogar de su madre, conversamos de nosotros y lo que hicimos de nuestras vidas todo este tiempo que dejamos de vernos. Por supuesto ni le mencione que tenía pareja y que se encontraba lejos, en el fondo abrigaba la esperanza de tener un remember con esta belleza de las chicas escort en Peru.

Luego de unos días de presentar actas y denuncias logre que la niña quede en custodia de su madre hasta los 5 años como la ley manda. El tema es que después de todo ello, seguía frecuentando a mi ex. Nos íbamos a comer, la visitaba en su casa, conversábamos hasta muy tarde, todo como patas, aunque en realidad yo quería llevarme a la cama a esta diosa de las chicas escort en Peru.

Un día me invito a cenar en su casa. Iba a cocinarme algo a manera de agradecimiento por la ayuda con el retorno de su nena. Cuando llegué a la hora acordada, observé que sus padres y sus hermanos salían despidiéndose de mí. Mi ex me comenta que se iban a la ceremonia de graduación del instituto de su último hermano y que regresarían bien tarde, quedándonos en casa ella, la niña y yo. Empezaba a sospechar de las reales intenciones de la más fogosa de las chicas escort en Peru.

Después de la cena nos pusimos a tomar unas cervezas como para hacer la sobremesa y animar la conversa. Como ya era algo tarde y la niña veía televisión en su cuarto, mi ex me dice que la espere porque iba hacer dormir a su pequeña para poder conversar tranquilos sin que nos moleste. Esperé como 20 minutos tomando tranquilo mi chela, de pronto sale y me dice que lo había logrado, ya estaba dormida la niña. Entonces ahora si estábamos solos yo y la mejor de las chicas escort en Peru.

De lo que estaba sentada en el sillón del frente, se sentó a mi lado y conversamos más cerca con el fin de no hacer mucho ruido y que la niña se pueda levantar. Empezamos a bromearnos y a empujarnos levemente hombro con hombro, de pronto se le cae su cerveza sobre su polo, mojándole toda la parte de sus pechos, que se veían formados y duritos tal como los tienen las chicas escort en Peru.

chicas escort en Peru

chicas escort en Peru

Se levanta y se fue a cambiar de polo, ingresa a su cuarto y efectivamente, sale con otro polo pero sin sostén. Me di cuenta rápidamente de ello y le dije “aún los tienes paraditos”, ella como que se sonrojo y me dijo que estaba algo caliente por las chelas y que por eso los tenia así. Ni bien dijo eso, con su brazo izquierdo me agarra la cabeza y me la lleva hacia la suya para darle un beso. Nos besamos durante un buen rato, como ya estaba algo picado y caliente por verle las tetazas que se manejaba la más rica de las chicas escort en Peru, comienzo de a pocos a meter mi mano por abajo de su polo, primero acariciándole su barriga y luego subiendo comencé tocándole los pezones que los tenía grandes y duritos, luego agarré totalmente sus senos apretándolos y amasándolos.

Ella no me decía nada, solo cerró sus ojos, me besaba, se retorcía y gemía de placer. Sin más detenimientos hacia mi proceder, le quite la ropa y le bese todo ese cuerpo bien cuidado y precioso que tenía. Ya súper arrechos los dos, ella con el pantalón y el calzón abajo, desabotona el mío, baja mi cierre, coge mi pene totalmente parado y lo saca. Comenzó primero por pajearme, estuvo así mientras nos besábamos y yo le metía mi dedo por su conchita húmeda y caliente, luego ella se agacha y comienza con el oral al mejor estilo de las chicas escort en Peru.

Luego la levanté de la cama, nos paramos ambos, la voltee y le comencé a dar en posición “perrito”, que delicioso se sentía, ajustaba rico, yo se lo empujaba con fuerza mientras ella intentaba moverse de lado a lado tratando que el muchacho recorra todo por dentro. Esos movimientos propios de las chicas escort en Peru me excitaron demasiado.

Luego de esa noche en la que la pasamos de maravillas nos hemos seguido citando, pero ya no para almorzar o cenar, mucho menos en su casa. Desde ese día nos hemos encontrado en el hotel de la primera vez y nos hemos hecho de todo un poco. Es por ello que  encontrarme con mi ex fue lo mejor que me pudo pasar en la vida.

La entrada CHICAS ESCORT EN PERU aparece primero en Kinesiologas. – Articulo original de http://bit.ly/2cGkl8n

from Kinesiologas http://bit.ly/2elEcx5
via IFTTT

Anuncios