Etiquetas

,

Era el mes de octubre del año pasado y estábamos alistándonos con los muchachos del salón para nuestro viaje de promo al Cuzco. Como éramos de un colegio mixto los profesores dispusieron que nos alojáramos en pisos separados los hombres de las mujeres y así evitar cualquier provocación que lamentar. No imagine que dentro del salón había una golosa en la cama.

Yo tenía dentro del salón a una mejor amiga, que a pesar de tener enamorado paraba de arriba abajo conmigo. Su chico no era del colegio y no sentía celos porque sabía que con su flaca éramos como “hermanos”. El día que salimos de viaje el pata fue a despedirla y me dijo “oe me la cuidas ah?” y yo le respondí “claro loquito déjala en mis manos”. No imagine que mi mejor amiga resulto ser una golosa en la cama.

Al llegar al Cuzco a varios de la promo les choco el viaje. Algunos cayeron producto del soroche y otros cogieron resfrió producto del clima helado de la ciudad imperial. A mi amiga le afecto el soroche y estuvo todo el primer día metida en la cama. Yo como buen pata me quede a su lado velando por su salud y a ella le agradaba, me cogía de la mano y se acurrucaba diciéndome “no te vayas quédate toda la noche a mi lado”. Sin duda esta flaca era una golosa en la cama.

Para el segundo día la flaca estuvo más recuperada y fue con todo el grupo a las visitas programadas. La pasamos súper bien, reíamos, nos abrazábamos, andábamos cogidos de la mano, mis patas nos decían que parecíamos novios pero nosotros les respondíamos que éramos súper amigos. Sin embargo la flaca me empezó a gustar, ya la estaba viendo con otros ojos y además nadie me quitaba de la cabeza que era una golosa en la cama.

golosa en la cama

golosa en la cama

El tercer día de viaje tuvimos nuestra visita a Macchu Picchu y estuvimos todo el día ocupados y en la noche tono. Para el cuarto día no había tono programado así es que nos dieron la noche libre, estaba echado en mi cama y me llega un SMS de ella que decía “hermanito podemos ver una película juntos?”, yo le respondí “ya, pero ven a mi cuarto”. Llego en pijama y con una película “JUEGOS SEXUALES”. Con esa película que escogió no me quedaban dudas era una golosa en la cama.

Estaba echada a mi lado y su cabeza estaba en mi barriga, tenía un pijama que dejaba ver sus caderas rellenitas y me ponía fierro. La película era full escenas eróticas y en verdad no aguante más y con mi mano empecé a acariciarle sus caderas y parte de su culito. Ella me miro, se acercó a mí y comenzamos a chapar. Que ricos besos daba esta chibola, prácticamente se comió mi boca, estaba con toda una golosa en la cama.

Le toque de todo, con decirles que le lamí hasta culo. Luego la comencé a desvestir y a quitarme la ropa. Al estar totalmente desnudos ella me dice “esto será incesto?” le respondí “no lo creo…ahora chúpamela”. Luego de la buena mamada que me dio se la comencé a meter de misionero, con piernas al hombro. Después cambiamos de pose a perrito y luego contra la pared. Me la estaba cachando rico a esta golosa en la cama cuando de pronto escucho que la profesora empieza a tocar las puertas buscando a mi amiga.

Me puse la ropa en tiempo record, escondí a mi amiga en el balcón de la habitación y le abrí a la profesora. Al preguntarme por la flaca le dije que no la había visto, que ya estaba durmiendo. Dio un pequeño vistazo al cuarto y se fue. Mi amiga salió del balcón pero se cambió y me dijo otro día la seguimos y me dio un chape de despedida. Desde ese día no hemos parado de hacerlo todas las semanas. Sin duda mi hermanita es la más golosa en la cama.

La entrada GOLOSA EN LA CAMA aparece primero en Kinesiologas. – Articulo original de http://bit.ly/2cGkl8n

from Kinesiologas http://bit.ly/2fMIvAo
via IFTTT

Anuncios