Etiquetas

,

EL PECADO DE DOS CRISTIANAS

EL PECADO DE DOS CRISTIANAS, Te cuento mi historia, todo paso el año pasado en el mes de octubre; yo soy cristiana y amo a DIOS sobre todas las cosas, teníamos una actividad cristiana en el distrito de ventanilla. Al llegar al lugar llegamos a la casa de Susana quien es líder de la iglesia en ventanilla ella nos esperó y nos llevó a su casa, así ese día la pasamos muy bien paseamos con los chicos de la iglesia realizamos las actividades que nos encomendaron hasta que nos calló la noche que fuimos a descansar, Susana me dice que podía descansar con ella y mi amiga podía recostarse en el sofá y así fue. Yo me sentía totalmente estresada y me dolía los hombros y le dije si me podía hacer unos masajes me dijo que si obviamente como amiga me masaje aba y conversábamos hasta que sentí que las caricias fueron cambiando hasta que se pusieron más intensas y así fue creciendo esa intensidad por que comenzó ha besarme el cuello manifestando le agradaba y para demostrarme que le agrada lo asía de una manera perfecta que me excitaba, dije mi DIOS esto está mal.

EL PECADO DE DOS CRISTIANAS

EL PECADO DE DOS CRISTIANAS

Pese a que soy con siente que está mal continuamos hasta que empecé a besarle su cuello, manos, pies hasta que nos pusimos a descansar porque al día siguiente teníamos culto en la iglesia, y me sentía totalmente mal con migo mismo por lo sucedido y que le había fallado a Dios, entonces deje de comunicarme con ella y ella menos me busco; paso dos meses y tuve otra actividad de la iglesia en el distrito de Puente piedra, cuando en mi celular llegaron unos mensajes diciendo que tal vez yo me incomode por las caricias que había pasado pero que ella lo hizo sin la intención de incomodarme, bueno en el distrito de Puente piedra nos encontramos y dialogamos sobre lo que paso y nos fuimos sinceras hasta que aceptamos nuestro lesbianismo entonces quedamos que después del trabajo nos encontraríamos para seguir conversando, así fue dialogamos y nos fuimos a descansar solas a la casa de una hermana que nos había cedido su casa, hay nos entregamos a plenitud; nos besamos todo nuestro cuerpo, yo comencé acariciarle su parte intima, se lo bese y ella también hizo lo mismo hasta gemir los dos a la vez; agarre el consolador y se lo penetre por la vagina hasta que se viniera mientras ella me tocaba mi clítoris y volaba de placer. Después nos fuimos a bañar y descansamos hasta el día siguiente, pero en mi pensamiento esta una vez más que le estoy traicionando a mi Dios y mi pecado es imperdonable.

La entrada EL PECADO DE DOS CRISTIANAS aparece primero en Kinesiologas. – Articulo original de http://bit.ly/2cGkl8n

from Kinesiologas http://bit.ly/2lIiUOl
via IFTTT

Anuncios