Etiquetas

,

Hace unas semanas pude cumplir con mi sueño del negocio propio. Tener mi propia importadora de automóviles chinos me llenaba de orgullo y mucha satisfacción. Pero me trajo a la mente también mi primer empleo y por consiguiente cuando conocí a la ardiente gabrielle ciangherotti una morocha inolvidable por lo bella y fogosa que era.

Uno de mis primeros trabajos fue precisamente vendiendo autos, yo era muy joven y estudiaba a la par que trabajaba. En las capacitaciones estaba ella: una morena muy risueña que siempre me observaba. De ojos color caramelo muy brillosos y con un rostro muy agradable como si fuera un querubín, sus labios eran gruesos y carnosos, su nariz pequeña. Lo que más resaltaba de gabrielle ciangherotti eran sus pechos enormes y sus piernas gruesas y contorneadas. Ella era mayor que yo por casi 10 años. Ella tendría 27 y yo recién había cumplido los 18.

gabrielle ciangherotti sexi

Siempre hubo deseos entre nosotros, pero nunca habíamos pasado del coqueteo y las miradas cómplices. Pero una tarde en una capacitación de ventas, el expositor realizo una dinámica de parejas, así es que uno tenía que “vender el producto” a su compañero quien la hacía de “cliente”. Me toco de pareja gabrielle ciangherotti y cuando empecé a mostrarle mis habilidades de vendedor ella me comenzó a preguntar de manera muy insinuante las cosas que le interesaban y todo eso sin sacarme la mirada de los ojos y de mis pantalones. La verdad que no podía concentrarme con esa sonrisita pícara y esa mirada obscena que me clavaba la morena. A pesar de mis esfuerzos era obvio que a ella no le interesaba para nada la dinámica, pero sí le llamaban la atención mis ojos, mis labios y mi pinga grande que se dejaba notar por mi pantalón de vestir ajustado.

Nuestra simulación fue más o menos así:

-El espacio del auto es bastante amplia señora.

-Si ya veo, pero usted cree que yo me pueda sentar “cómoda” en el asiento delantero? – me decía gabrielle ciangherotti fijando su mirada en mi pene mientras se mordía los labios.

-Claro que si señora, usted puede ponerse muy “cómoda” sentada aquí (y con mis manos le señalaba la parte delantera de mis piernas).

gabrielle ciangherotti

-Ohhh  ya veo que me voy a poner súper cómoda sentada ahí – respondió con una sonrisa pícara gabrielle ciangherotti.

-Qué bueno, además es un auto japonés así que tiene mucha garantía.

-Y dígame joven, que tan “potente” es su máquina?

-Pues justamente la “potencia” del motor es lo que más se destaca de la máquina. Si quiere usted misma lo podría probar.

-Que interesante, claro que si me gustaría probar ese motor “potente” que lleva dentro – me replico gabrielle ciangherotti con una risa cómplice que soltamos ambos en ese momento.

-Desde luego señora, usted me indica que día puedo mostrarle el auto para que lo pueda “probar” personalmente. Para ese momento de la dinámica mi pene esta súper erguido a punto de reventar mi pantalón.

-Ok perfecto, además me gustaría probar también la “palanca” de cambios si no fuera molestia, es que quiero saber cómo se siente maniobrarla.

-Para nada señora, no es molestia, al contrario. Es una muy buena palanca la que usted puede probar las veces que quiera.

-Ufffff que calor que está haciendo aquí no? – dijo mirándome y sin aguantarnos soltamos una risa ambos.

La dinámica fue intensa y calentona, incluso como estábamos sentados uno frente al otro, gabrielle ciangherotti coloco su pie en mi silla, casi tocando mi abultado pene. No le importaba nada a esta morocha, no tenía miedo al qué dirán y bueno tampoco había mucho roche ya que todos estaban distraídos realizando sus técnicas de ventas y yo a punto de levantarme a ese hembron.

gabrielle ciangherotti coqueta

Cuando termino la capacitación, gabrielle ciangherotti se me acercó rauda antes de que saliera por la puerta y muy nerviosa me dijo: “hola, te acuerdas que adentro estábamos hablando de la potencia del auto?”

-Sí claro que recuerdo.

-Bueno, lo que pasa es que…pues no sé si tal vez…mmm no sé si se podría…

Escucharla tartamudear para pedirme sexo me puso excitado, entendía lo que en sus palabras nerviosas deseaba, así es que le dije: “no digas nada más, entiendo perfectamente. Te parece si vamos a otro lado y lo conversamos mejor?” gabrielle ciangherotti me hizo un gesto de aceptación y me sacó una sonrisa muy picara y nerviosa a la vez.

Nos fuimos a un parque a conversar y ahí me robó un beso. No se podía controlar por lo visto. Sus labios al igual que sus besos eran tan ricos que en unos cuantos minutos estábamos camino al hotel más cercano.

Ya en la habitación empezó quitándome los pantalones y el bóxer. Cuando gabrielle ciangherotti vio salir a mi pinga me dijo “oh por DIOS, tenías razón, tienes una buena palanca” jajaja nos reimos por varios minutos. Luego de esos me dio una buena mamada, la mejor que hasta ese entonces me habían dado, le encantaba mi pinga gorda y grande, lo pasaba y repasaba con su lengua, sus labios carnosos hacían que mi pene se hinchara mucho más, sentía mucho placer.

Luego le correspondí haciéndole una exquisita “sopita” y noté que su conchita estaba bien mojada, así es que no me quedé ahí mucho tiempo.

Era momento de mostrarle la “potencia” de la que le hable en la dinámica.

Así que empecé a montarla de misionero. Que suave y jugosa conchita peladita tenía. Empecé a darle duro, mi pene estaba ansioso y su vagina estaba tan mojada y por ratos pensé que gabrielle ciangherotti se había echado lubricante o algo parecido pues mi pene resbalaba constantemente.

gabrielle ciangherotti putita

Ella gritaba, harto, como si la estuviera matando, eso me excitaba más y seguía embistiéndola fuerte, ella cogía las sábanas, apretaba las manos y gritaba como una loca.

Le cambié de pose a la de perrito y le mostraba toda mi potencia mientras le jalaba de las caderas para más presión. Ella deliraba y movía su cola. Yo encantado de darle placer a esa bella mujer.

Luego se lo hice con las patitas al hombro y finalmente seguimos con la pose de la tijera. Allí nos venimos en un baño de leche increíble. Fue muy brutal todo, terminé sudado y ella recostada sobre mí.

Luego de esa noche volvíamos a probar la potencia a cada instante. Y es que me volví adicto a gabrielle ciangherotti ya que es una fogosa morocha que además sabe cómo moverse en la cama. Lastimosamente a los meses se fue de la empresa y yo me dedique a aprender todo del negocio. Tanto que hoy puedo disfrutar de todos mis logros.

La entrada EN UNA CAPACITACIÓN EXCITE A MI COMPAÑERA GABRIELLE CIANGHEROTTI aparece primero en Kinesiologas. – Articulo original de http://bit.ly/2t3QGNW

from Kinesiologas http://bit.ly/2wpCh4a
via IFTTT

Anuncios