Etiquetas

,

Hoy en día escucho por las noticias de situaciones tan humanas que se han convertido en la mejor excusa de las mujeres para humillar a los varones acusándonos ante la sociedad de “pervertidos”, “enfermos”, “violadores” y no sé cuánto adjetivo más. Todo gracias a los apretujados viajes en el metropolitano en donde se dice que los varones nos valemos de eso para sacar provecho de las mujeres que ahí mismo viajan. No saben que con esa misma manera de viajar yo conocí a karina jordan xxx y disfrutamos como pocos el reducido espacio que tenemos los usuarios del transporte público.

Desde que estaba en el colegio me gustaba ir en los buses. Me agradaba estar apretado entre la gente, buscando alguna colegiala o chica de buen cuerpo donde apoyarme, unas buenas nalgas para acariciar o unos atrevidos escotes para espiar. Hasta hoy practico esa disciplina como si fuese mi deporte favorito. Y fue así que una tarde conocí a karina jordan xxx la mujer más importante en mi vida.

karina jordan xxx

En cierta forma los humores y la presión que las demás personas desprenden puede llegar a ser insoportable, pero los beneficios que uno saca al final, cuando lo había, eran incomparables. Esa tarde tomé el bus a las seis luego de salir del trabajo. La gente se apretaba y se empujaban cada vez más, ya ni se podía respirar en ese lugar. A la fuerza logre avanzar muy cerca de la puerta de salida y sin darme cuenta me ubique atrás de ella, de karina jordan xxx que vestía de sastre en ese momento.

karina jordan

Cada parada del vehículo para subir más pasajeros me hacía perder el equilibrio, así es que opté por colocarme muy pegado a ella como protegiéndola por detrás. El olor de su delicioso perfume me excitó. A eso le sumamos que me regalaba todo su cuello alargado, su cabello negro recogido y ese lunar negro que decoraba esa deliciosa nuca de karina jordan xxx. Entonces mi pene empezó a reaccionar, pero aún no era momento de apoyarlo en sus tremendas nalgas. Me moví un poco a su derecha para tratar de ver su escote, llevaba una blusa donde había soltado un botón de más y se observaba el nacimiento de unos senos redondos y duros. Luego de unas paradas más apoyé mi pene en su hermoso culo por unos segundos y lo retiré pidiendo disculpas.

No se dio cuenta de mi pequeña embestida y luego alcanzo a tomar asiento quedando su boca a la altura de mi pene erecto. Se acomodó en el asiento con la espalda recta y las manos sobre su falda. Desde mi posición podía verle mejor sus tetas y el brasier de encaje que llevaba. Mi pene creció aún más y no podía evitarlo. De pronto karina jordan xxx volteó hacia la ventana y a través del reflejo me descubrió espiando su escote. Si antes estaba avergonzado, ahora estaba aterrado por cómo podría reaccionar ella.

karina jordan sexy

Entonces me sonrió cómplice, movió sus hombros y se acomodó de tal manera que ahora podía ver más de sus hermosos senos. Mi pene seguía muy duro y cerca de su cara. Ella sonreía pícara y se mordía los labios con sensualidad. Seguimos con ese juego por unas cuadras más, luego se levantó y me dijo “sígueme”. Me bajé detrás de karina jordan xxx como pude, la vi caminando y moviendo su hermoso culo de una forma que me alocaba. Acelere un poco el paso, me coloqué detrás de ella, la tome por la cintura y le di un beso en su cuello descubierto.

Entonces nos tomamos de las manos como enamorados y caminamos por un buen rato sin rumbo; karina jordan xxx trabajaba en un banco y estaba igual de cansada que yo por la jornada de trabajo. Entonces decidimos ir a un hotel cercano y descansar en una habitación. Cuando entramos en ella nos tiramos uno sobre el otro con desesperación y deseo. Los besos que le di eran más que apasionados, eran de deseo, de angustia por querer hacerla mía. Nos desnudamos con rapidez y cuando se quedó en ropa interior le pedí que no se la quitara todavía: llevaba un brasier y un hilo dental de encaje que se perdía en su magnífico y ancho trasero de carnes abundantes.

Me quite el bóxer y tomó mi pinga dura con sus delicadas manos, luego me la olio y paso su lengua por todo mi tronco suavemente, mientras me miraba a los ojos con lujuria. Luego de unos minutos tomó mi pene con la mano izquierda y la levantó, la empezó a besar y a lamer mis huevos como solo lo sabe hacer ella karina jordan xxx. Su manera de colocar los labios en forma de círculo, así fue como también su lengua, sus dientes formaban el mejor equipo que tenía para hacer un delicioso sexo oral.

Decidí entonces reducir el tiempo de espera y aprovechar que mi bella karina jordan xxx estaba tan excitada como yo en ese momento, así es que solo me dedique a penetrarla lo mejor que pude para poder asegurar un próximo encuentro con ella. Ni bien termino de mamármelo sin darle mayor descanso se lo empuje con violencia, sin ningún reparo ni contemplaciones, toda mi pinga en su mojadita concha que apretaba bastante rico cuando la sacrificaba.

karina jordan xxx

Primero la puse en la clásica posición del misionero. En esa pose ella disfrutaba como una gata en celo. Cada vez que se lo metía ella contenía el grito y solo atinaba a decirme que siga, que no me detenga, que lo hacía como una diosa porno. Tras varios minutos de full bombeo a la conchita de karina jordan xxx llegue a la conclusión de que era cuestión de segundos para que la mujer de mis sueños se trepara encima de mí y me cabalgara solo como ella sabe hacerlo, al ritmo de una canción. Si con sus movimientos en la cama estando ella debajo era toda una máquina, déjenme confesar que cuando se sube encima de ti, simplemente se transforma en una licuadora.

Esa noche la pasamos maravillosamente bien y decidimos a partir de entonces ser los mejores amantes, los más innovadores y de mente muy abierta. Fue tanta nuestra comprensión mutua que hoy karina jordan xxx es además de mi brazo derecho, mi confidente, es mi mejor amiga.

La entrada A KARINA JORDAN XXX LE GUSTA QUE LA PUNTEEN EN EL METROPOLITANO aparece primero en Kinesiologas. – Articulo original de http://bit.ly/2t3QGNW

from Kinesiologas http://bit.ly/2veCe78
via IFTTT

Anuncios