Etiquetas

,

Como redactor del semanario más famoso del país, debo enfrentarme a diario no solo a las exigencias del director de mi área para publicar un artículo que sea de su agrado sino además con la motivación para escribir sobre temas que muchas veces no me llaman la atención. Una noche luego de no encontrar esa motivación y tener la mente en blanco decidí salir a caminar un poco y despejarme, sin imaginar que conocería a la chibola xxx más hermosa que jamás haya visto.

Había un silencio de paz en las calles, solo podía escuchar el viento. Me metí las manos al bolsillo y empecé a caminar directo hacia el parque. Las luces amarillas de los faros le daban un aspecto cálido a las calles. No había nadie a pesar de ser temprano. Eso es lo que me gustaba de vivir en Miraflores y espero que esa paz se mantenga así. Cuando llegué al parque sentí el aroma del pasto recién cortado, sentía muy fresco todo. Respire hondo. Necesitaba esa tranquilidad. Hasta que apareció la chibola xxx.

chibola xxx

Estaba sentada en una banca al lado del jardín. Al pasar por su lado ella me quedo mirando y yo no le quite la mirada. Tenía los ojos grandes, curiosos y castaños. Un flequillo delgado le caía desde la raíz de su frente.

-Hola, ¿nos conocemos?

La chibola xxx entonces desvió ligeramente la mirada producto de los nervios.

-No creo…

-De hecho te lo estaba proponiendo.

Se ríe llevándose la punta de los dedos a sus labios.

-Me llamo Raul ¿y tú?

-Claudia… nunca te había visto por aquí.

-Lo mismo digo. Imposible pasar por alto a una chibola xxx tan guapa…

Se volvió a llevar los dedos a sus labios para ocultar su sonrisa pero esta vez enrojeció.

-Chistoso eres no? -quito su bolso que ocupaba un lugar a su lado y me invitó a sentarme. Cuando me senté movió sus piernas en dirección a mí. Por cierto, llevaba una falda por lo menos siete dedos sobre la rodilla. Solo tuve una fracción de segundo para verlas. Eran largas y parecían duras.

-Y cuéntame… ¿qué te trajo por aquí?

-Las ganas de tomar aire fresco.

chibola sexy

-¿No es increíble cómo de la nada puedes conocer a alguien con una historia distinta a la tuya?

-Bueno… si no fuera por mí probablemente solo nos hubiéramos quedado en mirarnos.

-Pues, en ese caso yo estaría arrepentida de no haberte dirigido la palabra… -Sus ojos miraron mis labios y con lentitud acercó su rostro, mi corazón se acelera, cuando estuvimos muy cerca cerramos los ojos y nos besamos lentamente. Su respiración se agitaba, como por inercia, juntamos nuestros cuerpos. Yo la agarraba de la espalda, ella de mi cuello. Podía sentir sus senos, redondos y tiesos pegándose en mi pecho. Nos detuvimos para respirar. Sus labios estaban ahora más rojos y brillantes. Sus ojos aún más grandes. Sonrió y dijo:

-Vaya, que bien se ha sentido.

-Besas muy bien.

Nos besamos de nuevo, esta vez con más ganas. La chibola xxx se sentó en mis piernas, pude sentir sus nalgas ahora. Su cartera cayó, haciendo un ruido sordo. No nos importó. Solo quería desnudarla y besarla por todos lados. No aguanté más, llevé mi mano derecha hacía uno de sus senos, era grande y redondo, no entraba en mi palma. Lo masajeé suave y en círculos. Ella me mordió los labios y soltó un gemido. De pronto un pito perfora mi oído.

-¡JÓVENES! Este parque es un espacio público no un hotel. Por favor, les voy a pedir que se retiren.

Claudia se puso muy roja de vergüenza.

-Ya, está bien. Ya nos íbamos.

La cogí de la mano y con paso ligero nos fuimos del parque. Al doblar la esquina, nos besamos de nuevo. No podía más. Tenía que estar encima de ella.

-¿Quieres ir a un lugar más privado?

-Sí, por favor- me respondió la chibola xxx casi de forma automática.

chibola coqueta

Con una sonrisa de oreja a oreja paré un taxi y sin preguntarle por la dirección ni el precio nos subimos y le dije que nos llevara al hotel más cercano. Antes de pisar el acelerador yo ya estaba devorando a Claudia con mis labios.

-Estoy mojada- me dice susurrando- coge mi muñeca y la lleva debajo de su falda. Su ropa interior estaba bastante húmeda. Me excito de sobremanera. Y empiezo a mover mis dedos. Ella no aguanta y se va directo a succionarme el cuello. Quería arrancarle la ropa de una sola vez.

-Ocho soles, amigo.- interrumpió el taxista luego de frenar en seco. Le pagué y de la mano la lleve a la puerta del hotel que tenía un cartel luminoso bastante exagerado que por poco me ciega.

Entramos agarrados de la mano, pedí una habitación, me dieron las llaves y un control remoto. El cuarto estaba ordenado y bien iluminado pero no le pude prestar más atención porque la chibola xxx había empezado a besarme, pasando sus dedos por encima de mis pantalones, sintiendo mi pene que estaba duro. Levantó su pierna derecha y la enroscó en mi cintura. La cargué y la recosté en la cama. Le arranqué la blusa, no llevaba sostén. Sus senos eran naturales y perfectos. Enterré mi nariz en ellos y empecé a besarlos uno por uno. Sus pezones rosados estaban erectos y cuando me atreví a pasar la punta de la lengua por uno de ellos, ella se retuerce de placer. Me quito el pantalón con mucha prisa. Meto mis manos por debajo de su falda y le quito el calzón con angustia. Levanto sus piernas. Cojo mi pene que para entonces estaba más grueso que nunca. Mi glande roza con su coñito que estaba empapado. Entra a la primera, despacio, por completo hasta la base del tronco. Ella da un suspiro larguísimo. Me tiene agarrado de la espalda. Se la clavó con fuerza. Se muerde los labios y gime por dentro. Ahora tiene las manos en mi cuello y me mira a los ojos. No necesitaba pedírmelo, me rogaban no parar. Lo hice más rápido. El placer se apoderó de mi cuerpo entero y la cogí de la cintura, la penetraba con mucha fuerza. Mis testículos chocaban con sus nalgas.

-Qué rico, no pares, qué rico. Me encanta.- Alzaba su pelvis al mismo tiempo que gemía muy fuerte.

Saqué mi pene y me vine en sus pechos, su cuello y cerca de su boca. Me sentí demasiado satisfecho.

Me recosté a su lado, estaba como en las nubes. La chibola xxx estaba recostada de lado, mirándome con esos ojos que me cautivaron desde el primer momento, hace una o dos horas. No lo sé. Ni me importaba. Posó su brazo por encima de mi pecho.

Desde entonces cada vez que busco motivación para mis escritos salgo a caminar al parque con la esperanza de encontrarme con mi chibola xxx la más hermosa y fogosa del barrio miraflorino.

chibola regalona

La entrada CHIBOLA XXX ME MOTIVA CADA VEZ QUE TENGO LA MENTE EN BLANCO aparece primero en Kinesiologas. – Articulo original de http://bit.ly/2t3QGNW

from Kinesiologas http://bit.ly/2wHeEEH
via IFTTT

Anuncios